Un Burka por Amor – Reyes Monforte

Recientemente he terminado de leer,  Un Burka por Amor, de la autora Reyes Monforte.

Este es el primer libro de la autora, y relata la desgarradora historia de una mujer española en Afganistán.

Un libro lleno de vida, de humillaciones, de penurias pero donde el protagonista principal es el coraje y “el amor”…

Un Burka por Amor

narrativa, amor, afganistan, islam, burka

La emotiva historia de una española atrapada en Afganistán

Una noche María Galera se puso en contacto con el programa de Reyes Monforte en Punto Radio. Su voz llegaba clara desde Afganistán pidiendo ayuda y relatando su increíble historia: había conocido en Londres a un afgano del que se había enamorado perdidamente, hasta el punto de casarse, convertirse al islam y seguirle hasta su país de origen donde había tenido que acatar las estrictas leyes del régimen talibán.

Con el comienzo de la guerra ambos habían quedado atrapados en aquel remoto país, sin dinero ni documentación, y en unas pésimas condiciones de vida que no impidieron a María dar a luz a dos hijos. Su tercer embarazo y la preocupación por la seguridad de su familia la empujaron a buscar ayuda para salir del país, algo que consiguió gracias a un empresario mallorquín que se conmovió escuchando sus palabras, llenas de sufrimiento y desesperación, a través del programa.

Hoy, ya desde Mallorca y a través de la periodista que consiguió escucharla, nos narra su historia de amor incondicional, pasión y lucha por sobrevivir en un país y una cultura extrañas.

La Historia

Esta es la historia de María Galera, una española que inicialmente se marchó a Londres a trabajar y a vivir por sus propios medios. Una mujer reservada e independiente, abandona su Mallorca natal para iniciar su vida sola, lejos de su familia y amigos.

Es en Londres donde conoce al que es su gran amor, Nasrad, un joven afgano del que se enamora perdidamente. Juntos deciden construir su vida juntos. Su vida en Londres transcurre normalmente, se mudan a un piso pequeño pero suficiente para los dos, donde comparten los días, la vida y el gran amor que los une. Ambos trabajan y viven sin lujos, pero sin que nada les falte.

María cada vez se acerca más a las costumbres islámicas de Nasrad. La pareja frecuenta amigos de la misma condición religiosa de su marido y que poco a poco van introduciendo a María en las costumbres de su marido. Ella lo hace voluntariamente y para agradar más a su marido. Por esta razón decide abrazar el Islam y estrechar de esta manera, más si cabe, los lazos entre los dos.

Vivir en el Infierno

Estando embarazada de seis meses de su primer hijo, María viaja a Afganistán junto a Nasrad, para conocer a su familia política. Un viaje largo y agotador que merma el estado de María. Se encuentra un país desolador, con unas costumbres opuestas totalmente a las suyas, cosa que la impacta mucho. Debido a las altas temperaturas del país, a las emociones, tensiones y nervios, sufridos, María se pone de parto antes de lo previsto, teniendo a su hijo en condiciones infrahumanas, las mujeres en este país no tienen ningún tipo de derechos, son simples bultos azules como sus burkas.

No puede ir al hospital para ser atendida por un médico ya que las mujeres tienen prohibida la entrada, además ningún médico las puede tocar a menos que sea su marido y no existen las mujeres en profesiones sanitarias. Ante todo esto, Maria da a luz en un pueblo polvoriento y peor que tercermundista. Es atendida por su suegra y por las mujeres de la familia que hacen las veces de médico y comadrona. No hay medicamentos ni instrumental adecuado para traer una criatura al mundo y tampoco lo hay para atender a la madre convaleciente.

En este primer viaje, María empieza a conoce el infierno en primera persona, pero no será hasta la segunda vez que vaya a Afganistán, cuando sentirá en sus propias carnes las costumbres y la maldad del régimen talibán. Las cosas irán más allá, será maltratada y humillada por su propia suegra que lejos de ser una amiga, se convierte en la peor de sus pesadillas.

Una historia real

Un libro duro, cruel y triste, en el que una vez más se deja latente que en algunos lugares del mundo, las mujeres no son nadie, como en el caso de Afganistán, sólo son bultos azules o negros, según el color de su burka.

Las condiciones de vida para las personas, son peor que tercer mundistas, sobre todo, en las aldeas alejadas de la capital Kabul, y no es que en esta ciudad no haya carencias, las hay y muchas, pero por lo menos, sus habitantes, pueden “disfrutar” de alguna diminuta comodidad.

Una historia real que me ha sobrecogido el corazón al leerla. Reconozco el tesón de la protagonista, y sobre todo, el amor ciego que siente hacia su marido, Nasrad. Aguanta todo lo que haga falta para que él se sienta bien, esté feliz y sobre todo, se sienta orgulloso de ella. Sufre en silencio, la vergüenza de las humillaciones de su suegra y la vida de esclava que lleva, para formar parte de un clan familiar que no la acepta, aunque se maneja el otorgamiento del resto de la familia, que sin estar de acuerdo con los actos de la cruel señora, nadie se atreve a llevarle la contraria… algo increíble donde las mujeres no tienen ningún poder, verdad?

Impulsos

La protagonista se deja llevar por impulsos y desoye a cualquiera que pretenda hacerla cambiar de opinión, sobre todo a los que la quieren. Es verdad que el amor mueve montañas, pero pienso que también hay que saber amar, en muchas ocasiones y aunque sea muy difícil, es necesario escuchar a la razón y más cuando la vida de los hijos y la de uno mismo, está en serio peligro.

Me ha gustado el libro, por supuesto, la manera de escribir de su autora, Reyes Monforte, me parece clara, cercana y llana, sabe como envolver al lector en la historia que cuenta para que forme irremediablemente, parte de ella. En este libro me ha gustado sobre todo, la imparcialidad de Reyes, quiero decir, la no implicación emocional con la historia, para de esta manera, no influir en el lector de una manera o de otra. Genial!

Mensajes ocultos

Este libro me ha enseñado muchas cosas, leyéndolo tengo más claro si cabe, que las mujeres somos libres e independientes. Nadie tiene derecho a humillarnos y nadie debe decirnos como vivir nuestra vida. Debemos aprender a amarnos a nosotras mismas, a pensar y a realizar lo que queremos, no para agradar a los demás, ni tampoco a los que nos quieren o dicen querernos, sino por y para nosotras mismas.

El amor es lo más maravilloso del mundo, de eso no hay ni la menor duda, pero debemos tener en cuenta que hay amores que matan y eso desgraciadamente en la actualidad, es más común de lo que quisiéramos…. No comparto las actitudes de María y menos por supuesto, las decisiones que toma en nombre del amor, quizás será porque al menos para mí, el Amor es otra cosa…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.