Como el viento entre los almendros

Una de mis últimas lecturas ha sido este libro: “Como el viento entre los almendros”.
Un libro que me ha tocado el corazón hasta lo más profundo. Una dura historia, llena de sufrimiento y de penalidades, en ocasiones, demasiadas. A pesar de que es una ficción, bien puede no serlo, la problemática que relata es la eterna lucha entre palestinos y judíos.

La autora es Michelle Cohen Corasanti de origen judío y esta es su primera novela

Como el viento entre los almendros

Como el viento entre los almendrosUna historia de una familia unida por el amor y dividida por sus creencias, la vida de un joven que elige un camino distinto del trazado de antemano con el fin de crear un nuevo futuro.

En un pequeño pueblo rural de Palestina, la vida de Ichmad, de doce años, está a punto de cambiar.

Con su padre encarcelado, el hogar familiar y sus bienes confiscados, Ichmad comienza su interminable lucha por salvar a su familia de la pobreza. Descubrirá así que tiene un gran talento para la ciencia, y con ello logrará trascender los estereotipos raciales y religiosos.

Una novela que abarca siete décadas de una vida en un viaje de la infancia a la madurez lleno de conflictos y tristezas, de consuelo, alegrías y optimismo, guiado por aquellos contrastes que nos permiten comprender el mundo que nos rodea.

La Historia

Comienza en 1955 en una aldea de Palestina y esta protagonizada por Ichmad Hamid un pequeño niño palestino de doce años que vive con sus padres y hermanos en una de tantas aldeas de esta tierra. Una aldea con una cerca de alambre y con un letrero de No Pasar, repleta de minas que el ejercito israelí sembraba para mantener a raya a los palestinos.

La historia comienza con una catástrofe, la hermanita pequeña de Ichmad, Amal corre detrás de una preciosa mariposa sin darse cuenta que ha traspasado la línea prohibida, todos corren gritando a la niña que por su corta edad, no sabe donde se encuentra, ella sólo juega detrás de una mariposa. Son inútiles los gritos de la madre y sus hermanos de que no se mueva, en su afán de atrapar a la mariposa, Amal salta por los aires rodeada de humo y fuego, perdiendo la vida ante los ojos horrorizados de su familia…

Se dedicaban al cultivo de los campos, sobre todo al de la naranja presumiendo de que la clase que cultivaban era una de las más dulces y sabrosas del mundo. Más pronto que tarde, el ejército israelí les arrebata las tierra de cultivo para que pasen a ser explotadas por los asentamientos judíos cada vez más numerosos.

Ichmad junto a su familia, son trasladados a lo alto de una colina a una humilde y miserable casa de adobe, donde tendrán que vivir, contemplando sus otrora campos de cultivo desde la distancia, así como la bonita vida que en esa tierra, tienen los colonos judíos.

Dentro de su pobreza y humildad son felices, con un padre que les da amor y respeto, les enseña a vivir en un mundo diferente, dándole la vuelta a las malas experiencias y viendo siempre el lado bueno y positivo de las cosas. Su madre, dedicada a criar a sus hijos con la religión muy arraigada de férreas costumbres árabes, temerosa y desconfiada, pero a pesar de todo esto, luchadora, fuerte y viviendo la vida que le toca vivir.

Ichmad es un niño, muy inteligente siendo las matemáticas y la física sus asignaturas preferidas, asiste a la escuela junto con su hermano Abbas, siendo desde siempre un genio en estas materias.

Pronto su vida quedará truncada cuando una noche en la que no puede dormir, escucha ruidos junto al almendro y pensando que son los soldados israelíes que vienen a apoderarse nuevamente de su casa, sorprende a un terrorista palestino enterrando armas al lado de su almendro. El terrorista le hace jurar que no le dirá a nadie el descubrimiento porque de lo contrario, matarán a sus padres y sus hermanos. Ese es el precio que debe pagar.

El día de su cumpleaños, justo cuando se disponen a celebrar su gran fiesta, se ven sorprendidos por los soldados que tras una búsqueda minuciosa, encuentran las armas escondidas al lado del almendro, acusando a Baba su padre, de terrorista y llevándoselo a la cárcel para su tortura y encerrándolo durante años y años.

Es a partir de entonces, cuando la vida de Ichmad, de su hermano Abbas y del resto de la familia, estará marcada por las desgracias, por las humillaciones, por las vejaciones y por la miseria más absoluta.

El Sostén de la familia

A su corta edad Ichmad y Abbas se ven obligados a dejar la escuela y a trabajar muy duro y en condiciones infrahumanas para sacar adelante a su madre y hermanos.

Los trabajos que desempeñas no son adecuados para niños, sin ropa adecuada ni para llevarlos a cabo, ni para vivir; su madre con sábanas viejas y harapos, les confecciona. Viven en una tienda de tela ya que son despojados de su casa de adobe, incendiada por los soldados, perdiendo todas su pertenencias y recuerdos de su familia. Duermen prácticamente al raso, mojándose cuando llueve y pasando frío. hambre y penurias. A pesar de todo Ichmad gracias a su profesor, nunca deja de estudiar los libros que éste le proporciona y después de las largas jornadas de trabajo, cansado y exhausto, le roba horas al sueño para estudiar todo lo que puede.

Siguiendo los consejos de su profesor Mohamed y ante la aprobación de su padre desde la cárcel, Ichmad se presenta a un concurso de matemáticas en la Universidad Hebrea en Tel-aviv y resulta el ganador del certamen ante la flor y nata de los israelíes. El primer premio consiste en una beca en esta universidad para licenciarse en matemáticas y física. Desoyendo a su madre y a su hermano Abbas, que lo considera un traidor, siendo responsable del sustento de su familia, Ichmad, a pesar de todo, sigue los sabios consejos de su padre e inicia sus estudios en la prestigiosa universidad…

La vida no será fácil para este joven estudiante, que a pesar de todo, jamás abandona su sueño, y trabaja duro para llegar a lo más alto de su carrera. Es en la universidad donde se da cuenta de que las cosas no son como siempre ha pensado que eran y donde a pesar de todos los malos momentos que vive, se da cuenta, que es posible convivir y tener amistad con los israelíes que lo tratan como a uno más sin importar la religión ni las costumbres diferentes de unos y de otros.

No desentrañaré nada más de la historia y les invito a leer este maravilloso libro.

Canto a la libertad

Creo que todo el mundo debería leer este libro. Una historia dura, cruel, llena de injusticias, donde la dominación y la humillación está muy presente.  Muchos son los libros y escritos que he leído sobre el conflicto árabe – israelí, pero debo ser sincera, todos desde el punto de vista israelí…

Es un hecho que el pueblo judío ha sido humillado, maltratado y asesinado por muchos a lo largo de la historia, quizá el más espeluznante y horrible es el Holocausto, del que hoy precisamente se cumplen 72 años.

Los judíos han sido expulsados de muchos países culpándolos de conspiraciones y acusándolos de lo peor. En su afán de vida, muchos fueron los que buscaron un lugar en el mundo donde arraigarse y echar raíces, formar una familia y vivir en paz. Muchos soñaban con la tierra de sus antepasados “La tierra prometida” y muchos de esos seres humanos le dieron sentido a la frase “El año que viene en Jerusalem”, pero a costa de qué?

A costa de despojar a otros seres humanos de su tierra, la misma tierra prometida que la de ellos. Cercándolos en zonas inhóspitas y dándoles un trato de inferioridad como si fueran parias. Ni todos los judíos son tan buenos, ni todos los palestinos son terroristas.

Cómo es posible que un pueblo que ha sido masacrado y despreciado a lo largo de la historia, realice su particular desprecio (por decirlo suave) entre el pueblo palestino?

Y los palestinos, por qué no separan el fanatismo de algunos, la ignorancia de otros y aprenden a vivir en armonía, compartiendo y dándose un sitio lícito en una tierra en la que que por derecho, también les pertenece?

Sería más fácil compartir la tierra y aprender a vivir bajo el respeto, la dignidad y el honor. Por qué no podemos vivir, separando la vida de la religión, de los fanáticos de unos y otros, conviviendo en una en la que muchísimos tiempo antes de crear el Estado de Israel, tanto árabes como judíos convivían de manera amistosa, tratándose de igual a igual?

Por supuesto que no voy a ser yo quien descubra el misterio, pero sí quiero desde aquí con el mayor respeto y sin herir ninguna sensibilidad, romper una lanza a favor de estos dos pueblos, para que más pronto que tarde, el sentido común impere, (algo bastante improbable en sus locos mandatarios), y se consiga la tan ansiada paz.

Con la lectura de este libro, he aprendido que la vida, es el mayor tesoro que existe. que los sueños pueden cumplirse y que el honor, la amistad, la lealtad y sobre todo el saber y la educación es uno de los mayores regalos que tenemos a nuestro alcance. Que es mejor y más saludable, darle la vuelta a los malos actos y al dolor y desde el razón y el sentido común, buscar las razones por las que se actúa mal.

Utilicemos lo que está al alcance de todos para hacer y vivir en un mundo mejor..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.